El Adarve

Categorías:

Archivos:

<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

_____________________

_____________________

Documentos:

_____________________

Escribe y cuéntame

_____________________



 Bitacoras.com

Blogalia
2004-06-20

Selección española, más de lo mismo.

Me refiero al sufrimiento que nos tienen predestinado, cada vez que tenemos un evento deportivo de esta categoría.

En este caso, la historia se repite una vez más.

Empezamos con la euforia de quien puede comerse el mundo hasta que, cualquiera que pase por allí, nos da la primera bofetada. Luego pensamos que todo es posible y, de ser convencidos imbatibles, empezamos a hacer cábalas sobre nuestras posibilidades, incluso perdiendo.

Esta repetitiva situación me recuerda mucho la anécdota de un amigo que quiso hacer medicina.

Estaba obsesionado desde chico: el quería ser médico.

Conforme avanzó en sus estudios de principio de bachiller se iba afianzando más en la idea. Después, cuando esos mismos estudios se fueron convirtiendo en pesadillas, a veces difíciles de superar, decidió revisar sus objetivos. Así pasó de querer ser médico a intentarlo con algo relacionado con la medicina.

Para resumir la anécdota, pero eso sí, después de múltiples revisiones de objetivos, acabó de Celador en una Residencia Asistida de Ancianos. Y de milagro. Pero como él decía: "Su sueño se convirtió en realidad. Acabó trabajando en algo relacionado con la medicina".

Algo parecido le pasa a nuestra selección española de fútbol. Pasamos de ser eufóricos y virtuales campeones del mundo, a recoger el famoso llavero de consolación que, a falta de otros compromisos, acaban regalando al ahijado o sobrino de turno. Eso sí, el llaverito de marras, entregado a todos los participantes al evento, nos sale a todos por un huevo.

Pero en fin, estamos en España y, como ya se ha dicho hasta la saciedad, España es diferente.

Y si no..... recordad el chiste del infierno.

Si, ese que va al infierno y Satán le dice: "Como has sido un bicho malo con coxones, te voy a dar a elegir el infierno en el que pasaras el resto de tu existencia".

- ¿Cuáles hay, pregunto el bicho malo?

- El infierno alemán o el infierno español.

- ¿En qué consiste el alemán?, preguntó el malaje.

- Pues consiste en trabajar a destajo de sol a sol: pintando el infierno de rojo, cada día; echando leña a la caldera, cada hora; mientras una guardia pretoriana te está dando latigazos a cada momento.

- ¡Coño! ¿Y el infierno español?

- ¡Ah! Pues igual que el alemán. Pero un día no aparece el látigo, otro día se acaba la pintura. Otro día el pretoriano se pone en huelga.....



Pues eso. Diferente. Muy diferente. Pero encantadora, ¿a que si?.
Bueno, pues mucha suerte a nuestra selección. Al fin y al cabo, el llavero puede esperar.

Saludos a todos, en general.
Jota.

En el Adarve a las 01:00 | Jota | 2 Comentarios | #



Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://adarves.blogalia.com//trackbacks/19645

Comentarios

1
De: albireo Fecha: 2004-06-20 17:58

Mientras no juegue Valerón..nada de nada.



2
De: Jota Fecha: 2004-06-20 18:43

Yo creo que como dice la canción. "Ni contigo, ni sin ti, tienen mis males remedio".
Se necesitan más coxones y alguien que sepa mandar esos coxones.
Creo que no tenemos ni uno, ni otro.
Saludos Albireo



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.96.153 (97dc45a156)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

© 2002 - 2003 Jota
Powered by Blogalia